Historia del anillo de compromiso

Los anillos de compromiso, una costumbre milenaria

Ofrecer a la novia un anillo de compromiso en la petición de mano es una costumbre antigua, tanto que se remonta al Antiguo Testamento. Se ‘institucionalizó’ en el siglo IX, cuando el papa Nicolás I decretó que esta entrega se entendía como una declaración oficial de la intención de casarse.

Determinar el origen exacto de la costumbre de regalar un anillo de compromiso es imposible, pero parece que ya los egipcios, en el siglo XIII a.C, intercambiaban alianzas. Lo hacían con el fin de demostrar autoridad, en el caso de los hombres, y como elemento decorativo entre las mujeres ricas.

Los Austrias

Fue el archiduque Maximiliano de Austria, padre de Felipe el Hermoso, esposo de Juana la Loca, quien inició la tradición de entregar un anillo de oro con un diamante incrustado, en 1477, con motivo de la petición de mano de María de Borgoña y como símbolo de fuerza, pureza y valentía.

El diamante es una de las piedras que más fascinan al hombre desde hace 28 siglos, ya que por su belleza y su inestimable valor, se le ha asociado siempre al amor.

Pero durante ese siglo sólo los reyes y emperadores podían usar las alianzas de diamantes.

En la Edad Media, los caballeros enviaban un par de guantes a la mujer de sus sueños. Si ella los usaba al domingo siguiente en misa, era señal de que la petición había sido aceptada. Con el paso de los años se sustituyeron por un anillo.

La antigua Roma

Mucho antes de eso, los romanos fueron los primeros en utilizar anillos para ‘atar’, no sólo a la gente de su misma clase social, sino también a los prometidos en matrimonio.

Durante la ceremonia de pedida, el prometido entregaba a la familia de la novia un anillo de hierro, como símbolo de compromiso y solvencia financiera.

Originalmente, este acto era más importante entre los romanos que el rito nupcial en sí, que no pasaba de ser una simple formalidad, costumbre que siguieron los primeros cristianos, porque la boda en aquel tiempo no era una ceremonia tan elaborada como ahora, sino una simple afirmación de amor y obediencia mutua.

Los primeros cristianos

Además, los primeros cristianos no se opusieron al uso del anillo porque lo tomaron como un símbolo de compromiso, más que como un adorno.

La colocación del anillo en el dedo anular de la mano izquierda no fue por casualidad. También aquí los egipcios fueron determinantes, al considerar que la ‘la vena del amor’ unía directamente esta extremidad con el corazón.

Era circular para simbolizar que no tenía ni principio ni fin; que el amor era eterno.

Aunque fueran los egipcios los que se supone que crearon el anillo en el desarrollo del precinto o sello, los griegos, etruscos y romanos perfeccionaron el arte de hacer de estos objetos un ornamento más.

Durante la época romana, la mayoría de los ciudadanos utilizaban anillos de hierro, sólo los embajadores podían llevarlos de oro, lo que más tarde se extendió a senadores, cónsules, jefes y oficiales del Estado. A los esclavos les estaba prohibido su uso.

El anillo y la mitología

El anillo fue ya utilizado en la mitología griega cuando Prometeo se atrevió a robar fuego en el cielo para uso terrenal y Zeus le castigó, encadenándolo a una piedra en la cordillera del Caúcaso durante 30.000 años. Cuando fue liberado, fue condenado a utilizar un eslabón de la cadena en uno de sus dedos como anillo.

Modelos de anillos de compromiso

¿Buscas modelos de anillos de compromiso? ¿Necesitas ideas sobre diseños de anillos de compromiso? ¿No conoces los estilos de anillos de compromiso más demandados en el mercado?
Te damos algunas pautas para que puedas comprar tu anillo de compromiso con conocimientos suficientes.

Tipos de anillos de compromiso:
Anillos de compromiso de un solo diamante: son los más clásicos.

Anillos de compromiso de un solo diamante con acentuaciones:
Son los que tienen piedras de acentuación como esmeraldas y rubíes. El peso en kilates del anillo de compromiso incluye todas las piedras y no solamente la principal.

Anillos de compromiso de diamantes de tres piedras:
También llamados anillos de compromiso de trilogía o anillos de compromiso pasado-presente-futuro, llevan tres brillantes de diamante de corte redondo que representan el pasado, el presente y el futuro de tu relación.

Los diamantes de los anillos de compromiso se cortan en una variedad de formas diferentes. La figura dependerá del gusto personal.

Anillos de compromiso con diamante redondo: Es el corte más pedido y clásico,

Anillos de compromiso con diamante radiante : Tienen vértices rectos y esquinas cortadas. Se utilizan principalmente como piedra central.

Anillos de compromiso con diamante ovalado : Inventado por Lazare Kaplan en los sesenta, se basa en los tradicionales diamantes redondos, pero al ser ovalados modifican el brillo.

Anillos de compromiso con diamante princesa : De estilo brillante y agudo, con esquinas sin cortar. Generalmente es un corte cuadrado o rectangular. El estilo brillante es por las direcciones verticales en la corona y facetas en el pabellón en vez de cortes horizontales. También es uno de los más solicitados para anillos de compromiso.

Anillos de compromiso con diamante esmeralda : Su corte es usualmente rectangular. La parte plana exterior permite una gran variedad de formas.

Anillos de compromiso con diamante pera: También llamado “lágrima” por el corte que posee, tiene un solo punto y el resto es redondeado. La extraordinaria apariencia en forma de pera hace que sea una elección muy valorada para una gran variedad de joyas de diamantes.

El Corte del diamante del anillo de compromiso

El Corte del diamante del anillo de compromiso

CORTE, se refiere al terminado y pulido de la superficie de un diamante, así como sus proporciones, las que afectan su hermosura y por lo tanto su valor.

El corte y proporción de un diamante determina su brillantez y fuego, haciendo del corte quizás el factor más importante en la belleza de un diamante. Porque cada faceta actúa como un espejo dispersor de luz, más facetas generalmente significan mayor hermosura.

El corte ideal implica un compromiso, con proporciones y ángulos que pueden dar brillantez y también sustancial color dispersivo. Cuando la luz entra en un diamante idealmente proporcionado, se refleja de faceta a faceta y se apoya a través de la tapa, maximizando su fuego y chispa.

El peso de QUILATE se refiere al peso real de un diamante, no al tamaño face-up de una piedra. Muchos consumidores confunden el aspecto del tamaño de un diamante como el peso de quilate, cuando es realmente comparable a un peso de un gramo.

Cuando compre un diamante o una joya de diamante, una buena regla es optar por la mejor calidad que pueda pagar dentro de su gama de precios. Con el cuidado apropiado, su diamante durará para siempre; por lo tanto su calidad debe ser su más alta preocupación.

La claridad del diamante del anillo de compromiso

La claridad del diamante del anillo de compromiso

CLARIDAD, se refiere a la presencia de inclusiones, puntos o defectos en un diamante. La mayoría de los diamantes contienen inclusiones de otros minerales, los que fueron incorporados en el tiempo de crecimiento del cristal. Las inclusions decrecen el valor del diamante.

El tamaño y precio pueden ser determinados por medio de una lupa o microscopio. Los diamantes que no contienen tales imperfecciones son considerados sin defectos (F). Con un creciente tamaño y número de imperfecciones, las clasificaciones son muy, muy, muy levemente imperfecto (VVS), muy levemente imperfecto (VS), levemente imperfecto (SI) e imperfecto (I). Cada una de estas categorías tiene dos subdivisiones, etiquetado 1 y 2.

El color del diamante del anillo de compromiso

El color del diamante del anillo de compromiso

COLOR, es el factor más importante que contribuye a la valoración del diamante. Varias escalas que califican están actualmente en uso: an la escala GIA, por ejemplo, los grados de color de más alta calidad son D, E y F, todos correspondientes con un color “blanco” puro, sin tinte amarillo. Más adelante en la escala, correspondiente al movimiento a través del alfabeto a N, O y P, un diamante tendría un creciente tinte amarillento y su valor caería constantemente.

Otro factor importante es la fluorescencia que es vital al calificar un diamante. La fluorescencia es el fenómeno a través del cual la luz ultravioleta, invisible a los ojos, es convertida en luz visible.