Un anillo de compromiso para siempre

Siempre se ha dicho que el anillo de compromiso es la joya más importante que se puede regalar en la vida de toda pareja, esto se debe a que supone el cambio de status de la relación, con independencia de que se lleve a cabo una boda religiosa o civil.

Existen numerosos estudios realizados a las mujeres entre los 17 y 24 años de cómo debería ser su anillo de pedida, pero todos coinciden en los mismo, es decir, que se trate de una sortija con diamantes, que sea regalado por la persona amada y que el diamante sea de calidad y con un gran tamaño para simbolizar el amor, pero sobre todo, el para siempre.

Ante esto, nuestro anillo de compromiso, además de caracterizarse por su belleza y su originalidad, ha de ser fabricado en un metal precioso a la altura del diamante y, en este caso, los más habituales son el oro y el platino.

Pero, seguro que muchos os preguntaréis, ¿cómo elegir entre el oro blanco o el platino para el anillo de compromiso?

Debemos partir de la base de que ambos metales son perfectos para la sortija de pedida en diamantes, pero, a continuación vamos a ver las diferencias entre ambos, para de esta forma, acertar con nuestra elección.

Antes de nada, cabe aclarar que cuando hablamos de oro en el anillo de pedida, solo hacemos referencia al oro de Primera Ley de 18 quilates, usado por la firma Navas Joyeros en la confección de sus colecciones, es decir, el oro cuyas tres cuartas partes están compuestas de oro puro, fino o de 24 quilates. Desde nuestra joyería online no recomendamos adquirir un anillo de compromiso en oro bajo como es el caso de los 9, 14 o 16 quilates, ya que además de perder ciertas prestaciones, no tiene el valor acorte con un diamante natural. El platino, por su parte, es prácticamente puro en 950 mm sobre mil, solo introduciendo iridio u otros materiales para facilitar su fundición.

Pero volviendo a las diferencias, estéticamente, con las ligas de oro blanco, a distancia es muy complejo diferenciar entre un anillo de compromiso en oro blanco o platino. Sin embargo, con el resto de tipos de color como el amarillo, el rosa o el negro, la diferencia es clara en cuanto a su coloración. Podremos notar la diferencia al cogerlo entre las manos, esto se debe a que ante la misma presencia del platino, pesará entres 2 y tres veces más que el oro.

Otra diferencia se produce a la hora de finalizar la joya, una vez engastado el diamante, el oro blanco requiere de un pulido, desengrasado y un baño de rodio, mientras que el platino requiere tan solo de un pulido para obtener ese lustre tan característico, pero con mucha más intensidad.

Otro dato que marca la diferencia es la resistencia y la dureza del platino, siendo muy superior a la del oro, aunque no debemos olvidar que este también se deteriora con el uso y con micro arañazos que van matizando su magnífico lustre. El oro se suele arañar y mellar con facilidad al contacto con otros objetos contundentes o con otros metales.

Y por supuesto, otra de las diferencias más conocidas es su precio, ya que en el caso del platino es superior al oro. Si es cierto que en los últimos tiempos, con el incremento sufrido por este último, los valores se han acercado, y quede compensado por un proceso de fundición más complejo en el platino, requiriendo un mayo trabajo con un tiempo superior y más costoso en recursos técnicos.

Ahora bien, una vez fijadas y aclaradas todas las diferencias y características del oro de Primera Ley y el platino, en Navas Joyeros queremos dar una serie de recomendaciones en relación a usar uno u otro.

En el caso de los anillos de compromiso con diamantes inferiores a medio quilate, la indicación de nuestra tienda online es el oro, por tres motivos; el primero, es que el valor de la sortija en Navas Joyeros puede ser inferior, incluso a la hora de aplicar el incremento del platino, por lo que tiene que tener una cierta proporcionalidad; en segundo lugar, porque las piezas de joyería de las colecciones de nuestra firma suelen ser fuertes y pesadas, y si se lo aplicamos por ejemplo a una alianza, el platino lo convertirá en una joya excesivamente pesada e incómoda; en cuanto al deterioro debido al uso de la sortija, si bien es cierto que el oro se araña con más facilidad, la firma Navas Joyeros te ofrece la oportunidad, al comprar el solitario con nosotros, el primer mantenimiento de manera totalmente gratuita, por lo que podrás prolongar la belleza estética de la joya sin ningún coste adicional.

Entonces, ¿cuándo debemos usar el platino en nuestro anillo de compromiso?

Pues bien, se debe usar en solitarios con un diamante central por encima de 0.50 quilates o con una piedra preciosa de color con un tamaño especial; en alianzas de diamantes con un tamaño de diamantes por encima de 0.20 quilates cada uno, y siempre que el diseño no sea excesivamente pesado; y con todo, siempre será recomendable el platino si vamos a usar de forma cotidiana nuestro anillo de compromiso, ya que el platino tiene una mayor resistencia a golpes y arañazos, y a diferencia del oro, no amarillea, cuando el rodio va perdiendo fuerza.

En definitiva, en la tienda online de Navas Joyeros, encontrarás una amplia variedad de diseños de anillos de compromiso, con la posibilidad de adquirirlo en oro de Primera Ley o en platino de 950. Y recuerda que siempre contarás con el mejor precio del mercado gracias a nuestra condición de fabricante y expertos en diamantes en talla brillante.

Debemos recordar a nuestros clientes que debido a las fiestas navideñas, las piezas de joyería realizadas en platino no podrán ser entregadas hasta el 15 de enero del año próximo.

Convierte tu pedida de mano es algo único con un anillo de compromiso para siempre.

Anuncios