El anillo de compromiso alrededor del mundo

¿Sabías que la tradición de usar el anillo de compromiso en el cuarto dedo de la mano izquierda, proviene de los egipcios que creían que la vena amoris o vena del amor conectaba directamente este dedo con el corazón?

Con estas historias podemos ver que el compromiso está rodeado de increíbles y significativas tradiciones, que cambian dependiendo del lugar o ubicación geográfica. Desde las pulseras de compromiso en lugar de sortijas de pedida hasta cuentas que la que sea la propia novia quien haga su joya de compromiso. Hoy queremos presentaros las diferentes tradiciones que existen sobre el anillo de compromiso alrededor del mundo.

Pero antes debemos decir que la sortija de pedida significa, dentro de la tradición occidental, la intención de una pareja de pasar por el altar y representa la acepción formal ante el futuro compromiso. El simbolismo de este anillo es la confianza y la entrega de los enamorados ante esta unión. Lo habitual, en la actualidad, es que la sortija esta engarzada con un diamante, ya que esta piedra preciosa es duradera, irrompible y es la mejor define el concepto de la eternidad.

Las futuras novias en Rusia, Alemania, Noruega y en la India llevan el anillo de compromiso en la mano derecha en lugar de la izquierda como es común en países como Inglaterra, Francia o Canadá.

En Chile, tanto los hombres como las mujeres reciben una sortija de compromiso, que se llevará en la mano derecha para una vez que estén casado, los mueven a la mano izquierda. Y son muchas las parejas argentinas que dan el anillo solo en el compromiso y no en la ceremonia de la boda.

Mientras que en las culturas hindúes más tradicionales, las mujeres usan los anillos en el dedo del pie, más conocido como “bichiva” en lugar de llevarlos en la mano. Y en otra ciudad de la India, en Bengala más concretamente, las mujeres intercambian brazaletes de hierro, del mismo modo que en China aunque ya han comenzado a seguir la tradición occidental del intercambio de anillos, originalmente era más común intercambiar dinero o propiedades. En Tailandia, el novio deberá entregar oro en lugar de un anillo de compromiso a la familia de la novia.

Los irlandeses, en el momento de la pedida de mano, suelen optar por un anillo de compromiso de estilo “Claddagh”, el cual es un corazón sostenido por dos manos y rematado por una corona, un símbolo en su cultura. Sin embargo, debido a que el estilo es usado por otras razones, se debe llevar en la mano izquierda con la corona apuntando hacia sí mismo para simbolizar el compromiso y una vez que se ha celebrado la boda, la corona es girada hacia el exterior.

En Francia, las mujeres, por norma general, prefieren las piedras semipreciosas antes que un solitario de compromiso con un diamante de gran tamaño.  Y en los países nórdicos como Suecia, tanto los hombres como las mujeres intercambian los anillos de compromiso que suelen ser bandas de oro o plata muy simples.

En Italia la presencia de las dos familias debe existir para que pueda iniciarse el ritual del compromiso. La sortija es el símbolo de promesa del matrimonio y la joya es regalada casi siempre por la familia del novio.

En Grecia solo algunos siguen actualmente el ritual de la propuesta de matrimonio oficial en la que el hombre pedía la mano de su novia al suegro. Cuando obtenía el sí, el sacerdote tenía que bendecir la sortija y los invitados deseaban el “Kala stephana” o buena boda y el “I ora I kali”, es decir, una vida feliz. Ese mismo día se entregaba la alianza. Actualmente, la petición de mano se da entre la pareja con sólo la sortija de pedida y en la ceremonia nupcial se complementa la alianza.

Las tribus de nativos que viven en América del Norte, optan por usar una sortija de plata, adornada con piedras semipreciosas o materiales naturales, como la turquesa o el coral rojo. Y en el caso de los guerreros de Samburu del norte de Kenia, son conocidos por llevar listones ornamentales decorados alrededor del cuello, con ciertos colores, que indican la promesa antes de contraer matrimonio.

En los Emiratos Árabes antes de que aparezca cualquier joya o promesa, la familia del novio debe pedir la mano de la casadera. En conjunto deciden la división de las dotes matrimoniales que incluyen desde los gastos de la boda hasta la compra del anillo de compromiso. Generalmente es la madre de la novia quien interviene para elegir la pieza, en la cual se acostumbran usar el rubí como piedra preciosa protagonista. Las filas de diamantes, entre más nutridas, hablarán más de nobleza y elegancia.

En el caso de Turquía, después de confirmar la fecha de la boda, se invita a los vecinos, familia y amigos para anunciar el compromiso de la pareja. Esta ceremonia se hace en casa de la novia, aunque los gastos los pagará la familia del novio. Al final de la celebración, la madre del novio ofrece a la novia el anillo de compromiso llamado “taki”, la cual está vestida con unas ropas especiales lo acepta.

 

Anuncios